martes, agosto 04, 2009

TRAIL ANETO 2009



Bueno, pues ya pasó el Trail Aneto, y la verdad es que me quedo con mal sabor de boca, y no por haber abandonado, porque antes de empezar ya existían muchas opciones de ello, no queríamos machacarnos de cara a la CCC y el Aneto nos tenía que servir para probar material, y ver cómo ibamos de piernas. En ese sentido ha ido muy bien, porque muchas cosas que llevábamos hemos visto que no hacía falta y otras que no las hemos echado en falta, y de piernas, pues hemos respondido, hemos hecho casi 54 kms, y hemos terminado “bien” dentro de lo que cabe, no tenemos ninguna secuela (o eso parece) y casi se puede decir que lo dejamos por falta de ganas después de haber hecho lo peor.






El mal sabor de boca viene de lo mal que lo pasé durante todo el recorrido, al principìo no iba ni cara al aire, entre los nervios, el peso de la mochila y que se yo, me costaba trotar en el llaneo inicial, después, empecé a encontrarme mal, me empezó a doler la cabeza, a tener nauseas, a medida que iba subiendo iba encontrándome peor, me faltaba el aliento, me ahogaba, tenía que parar, no sabía que me pasaba. Quiero suponer que era la altura, que me afectaba, y la regla, que no me abandona en las mejores ocasiones, como el desodorante, lo que hacía que me encontrara así.







También el hecho de no comer demasiado, y no sería por comida, pero el hecho de que la carrera no tuviera avituallamientos hace que tengas que estar más pendiente, y aunque nos habíamos marcado que cada hora comeríamos algo…luego no lo cumplimos. El caso es que hasta el puente de Coronas todo fue bien, más o menos, ibamos muy tranquilos, andando todo el rato por la pista, con los palos, y bien de tiempo.


















A partir de ahí, ya no sé nada. Toda la subida hasta el Collado de Vallibierna me encontré tan mal que ni siquiera me fijaba en el maravilloso paisaje que nos rodeaba, solo veía piedras, cada vez más grandes e imposibles de pasar, mareos, paradas cada dos por tres a respirar (el chico de Valencia que venía con nosotros pensaba que era asmática y me ofreció ventolín). Parada a comer una barrita, parada a beber, parada a respirar…y viene lo peor, yo solo hacía que pensar en que luego teníamos que volver a pasar por allí…
Poco antes del collado encontramos a los primeros, que ya volvían, que suerte!!, terminé de subir como pude, control y a bajar.

















Al principio la bajada no era demasiado mala, menos mal pensé…que equivocada, al poco otra vez los pedrolos esos que no sé como han llegado ahí, será precis!! Guardo los palos, prefiero bajar con las manos libres, para poder cogerme en caso de resbalón. Y así depiedraenpiedra…pues llegamos a una zona más pisable. La verdad es que no sé nada, solo tenía ganas de llegar a Llauset, para parar un rato y ver si me recupero.
Y así lo hicimos, paramos y paramos, bocata, ibuprofeno para la cabeza, y un rato dudando si dejarlo ahí o no. Miguel decía que por él lo dejábamos, que llevábamos casi seis horas, habíamos pasado lo más duro y lo podíamos considerar un buen entrene. A mi me daba nosequé dejarlo en el km. 23, así que le dije que no, que seguíamos a la marcheta, que teníamos margen de paso de sobra y que si no iba bien, pues bajábamos tranquilamente a Benasque con el tiempo que nos costara.




Casi cuando nos íbamos llega Nere, también ha pasado su momento lucecitas, pero se le ve animada, nos despedimos y seguimos. Parece que voy un poco mejor, necesitaba comer y el ibuprofeno empieza a hacer efecto, así que me veo con fuerzas de volverme a enfrentar con los pedrolos gigantes de Vallibierna…hasta que empieza a llover. Nos habían avisado de riesgo de tormenta, pero sinceramente, con el día tan bueno que hacía y siendo casi las siete de la tarde, ya nos habíamos olvidado de la tormenta.
La lluvia primero es finita, no me preocupa, empieza a caer granizo, y el primer trueno. Miguel decide que nos resguardemos bajo una roca mientras nos ponemos los impermeables. Apagamos móviles y el fore. Yo me voy acojonando, porque cada vez la cosa se va poniendo más fea. Y todavía nos queda subir hasta el collado y bajar. Nos arrepentimos de no haberlo dejado en Llauset pero ninguno de los dos dice nada. Miguel dice que es una locura subir más, que deberíamos volver hacia abajo, haceia Llauset, pero allí el control cerraba a las siete y son las siete menos cuarto. No nos da tiempo a volver. Vemos pasar un grupillo y decidimos seguir, siguen cayendo los truenos y los rayos. Lo tenemos encima, cada trueno es un sobresalto. Como suenan a esas alturas. Le digo a Miguel que tengo mucho miedo, y el me dice que tire parriba como pueda, que vayamos lo más rápido posible. Y creo que si hubiera estado en seco y soleado no hubiera ido tan rápida, ni subiendo ni bajando.
Llego al control, chip y para abajo. Quiero bajar tan rápido que me pego un piño, pero da igual, hay que bajar y bajamos. Miguel se ha adelantado y me espera en una roca, animándome, pienso un montón de cosas, que se pueden resumir en un que coño hago yo aquí jugándome el tipo tan tontamente, pienso en Laura, en Miguel, y me hago muchas promesas mientras bajo en silencio, congelada con los truenos aun resonando.

Al final llegamos a Coronas, ha dejado de llover, aun es de día, pero sigo congelada. Nos metemos en el refugio que hay allí, donde hay gente durmiendo con sacos..que envidia!!. Sacamos las cosas de la mochila y nos cambiamos, por suerte metí el polar y el gorro en una bolsa, pero no los guantes, con lo que están empapados. Miguel me da su impermeable, el mío no me ha convencido mucho que digamos, y está calado por dentro. Comemos otro bocata, y seguimos. Pararemos en Benasque.

Corremos por primera vez en toda la carrera bajando, tenemos ganas de correr y la bajada la hacemos muy rápida, adelantamos varios grupitos de gente, y nos quedamos con un chico (bueno, él se queda con nosotros), lo que hace que cuando llegamos al cruce con Benasque decidamos seguir, no estamos mal, y en verdad…después de lo que hemos pasado…. Así que seguimos, es de noche total, y estoy helada, pero vamos subiendo la pista a buen ritmo. Un cruce, parada a ver el mapa que dice, seguimos. Otro cruce, nueva parada a ver…le digo a Miguel que me estoy aburriendo ya de esto, que estoy helada y tengo ganas de terminar. Que me está pareciendo que esto no tiene mucho sentido, y él me dice que si, que lo dejamos, que para estar parando cada cinco metros a ver por dónde vamos…que lleguemos a Baños de Benasque y nos retiramos ahí. Le digo que si nos vamos allí nos tocará esperar horas a que nos bajen, que estamos bien, que volvamos trotando, total son unos diez kilómetros. Y eso hacemos. Nos damos la vuelta y ya vamos bajando tranquilamente.

Vemos a Nere, que sigue, que valiente!! Al menos va con alguien, comentamos la tormenta, a ella también le ha pillado de lleno y dice que nunca ha pasado nada igual. Le deseamos suerte y nos volvemos. Primero trotando, al final andando. la gente nos va pasando, es gente que ya ha terminado, que tiene la ilusión de los últimos metros. Pero ni siquiera en esos momentos me arrepiento de haberme dado la vuelta. Podría decir que a pesar de haberla vivido, esta carrera ha sido como si la hubiera visto desde fuera, como si nunca hubiera estado participando de verdad en ella.


A la una acaba nuestra aventura, después de 14 horas, para recorrer 54 kms, donde viví el peor momento de mi vida, y espero que sea así para siempre, que no me vuelva a ver en una de esas nunca más.

Llegamos a meta, devolvemos chip, y nos vamos al hotel. Estamos cansados, estoy aburrida de tanto andar y me da la impresión que sin sentido.


Al día siguiente vamos a meta, y allí Nere nos cuenta que ha terminado, con más horas de las previsatas, pero que también ha vivido lo suyo. Nos reimos, unas cervecitas y todo olvidado. No creo que me vuelvan a pillar por aquí, como mucho al Maratón si lo repiten.

10 comentarios:

depiedraenpiedra dijo...

los pelos como escarpias!!!
el año que viene...¿pasamos por salenques? ;)
LAs fotos, que chulas...lástima que en mi memoria pervivan casi únicamente las imágenes de la tormenta ...

enhorabuena, has aprendido grandes cosas.
un beso, nos vemos ante una cañita.

Irene dijo...

Ni Salenques ni ost..as!! Ya he tenido bastantes piedras maja. A mi me pasó lo mismo,hasta que no vi las fotos no me di cuenta ni por dónde había pasado!!
Hoy saldré a hacer algo tranquilitamente, a evaluar daños, y el sábado nos vemos por la Serra no??

Ferrato dijo...

Y para hacer un entrenilo largo os teneis que ir tan lejos? jajaja.

Las fotos son una pasada y, bueno, de la experiencia ni hablo. Me lo cuentas el sábado con una cerveza en la Serra....

sanmi6619 dijo...

chica, lo que me acorde de vosotros cuando empezo a no se que,los truenos no se porque suenan mas, sera la altura?, dentro de casa acojonaba pues no te cuento a casi 3000 mts de altura.

Bueno seguid disfrutando del verano y el año que viene mas.
Un abrazo

Ruben dijo...

Hola, soy ruben_42, del forete de a4pelat.

Una pena lo de este trail, pero bueno no pasa nada, que hayais acabado los dos bien es lo que importa

Mucho animo en la recta final!

Courmayer, Champex y Charmonix os esperan!! Mucha suerte!!

sinsuela dijo...

¡¡¡Pero que quejica eres, Irene!!!

Total por 4 piedrecillas de nada... ;) además ya os avisé que la subida al collado tenía alguna que otra piedra suelta... jajaja

Las fotos muy chulas, como hace ya tiempo que subí no me acordaba lo mal que estaba aquello. Y con tormenta pues pa cagarse. :(
No me extraña que tuvieseis miedo.
En altura retumba todo e impresiona mucho más.

Empiezas mañana las vacaciones, no? Yo tb, 4 semanitas. Así que tb estaré desconectada.
A ver si repetimos un día las cervecitas pálidas. ;) Y de paso te doy lo tuyo. Me dais un toque.

Un beso guapetona.

Irene dijo...

Pues la verdad que si Fernando, nos fuimos un poco lejos, pero es que sino no lo hubiésemos hecho, aquí nos acomodamos demasiado, jejeje. El sábado nos vemos!!

Ay Paco, que miedo que pasé, yo no sé si sonarán mñas o menos, pero el tema estaba chungo...nos vemos!!

Buenas Ruben, creo que coincidimos tb en la salida nocturna a les Santes, ¿no?.. pues si, una pena, pero tampoco me quita el sueño, la verdad es que ya iba con la idea de no terminar, así que...

Quejica!!! Anda que no me acordé de ti ni na, diciendonos que era un paseo...no te pitaban los oidos??? jajajaja...pues si, alguna piedra suelta si había, si...
En fin, pues si mañana empiezo vacas, así que...ya quedaremos para otras cañitas y charrem!!

Besos para todos!!

miguelflor dijo...

Irene, menuda odisea, eso ya no te lo cuentan, y quedará grabado para siempre en tu retina. Eso es Pirineos, impredecible, acojonante, y en ocasiones peligroso, hay que respertar la montaña, pero con todo lo que pasaste, engancha, ya verás como volverás y no para hacer la martón,...esto engancha y el Pirineo mas.

De todas formas, 14 horas, ya está bien, en ocasiones, hay que saber cuando echar pie a tierra, es lo mas sensato, y la montaña no se la van a llevar...asi que volverás.

joan dijo...

Felicitats Irene!
Deixar-ho a temps és també una victòria i no sempre la més fàcil.
La CCC serà una tonteria després d'això. Espero que t'ensopegui en un moment físic millor i.. que el temps ens acomapnyi!. A veure si coincidim per Chamonix!
Una abraçada!

sendallarga dijo...

Hola, espero que ya estes recuperada. Mi más sincera enhorabuena para ti y para Miguel. Ya tengo ganas de leer la crónica de esas 23 apasionantes horas y los 98 Km.